Juárez Casanova ilustra para El País Semanal la realidad de los que se encuentran teletrabajando y que lejos de hacerlo de manera relajada se encuentran inmersos en una frenética actividad.

En tiempos de confinamiento, mientras unos llenan las horas con manualidades y deportes, otros curran como nunca, informe tras informe.

El estado de alarma y su consecuente confinamiento han provocado que, aquellos que se encuentran teletrabajando, no encuentren descanso. Es la era de la actividad compulsiva por coronavirus.
Juárez Casanova ilustra para El País Semanal esa doble vida en el artículo de Nerea Pérez de Las Heras.