Jacobo Muñiz ilustra la novela “Pudin de Navidad” de Nancy Mitford que demuestra que siempre hay familias más raras que la nuestra.

Para Jacobo Muñiz ilustrar "Pudin de Navidad" escrito por Nancy Mitford y editado por Catedral, ha sido un reto enormemente gratificante. Después de quince años dedicándose a dar forma a los sueños del público infantil, con esta divertidísima novela por fin se le presentó la oportunidad de ilustrar para lectores adultos. “Fue un precioso viaje de aprendizaje en el que, a pesar del inevitable sufrimiento que provoca enfrentarse al lienzo en blanco, todo el proceso resultó enormemente satisfactorio y enriquecedor”, confiesa.

Jacobo Muñiz Pudin de Navidad Catedral Narrativa
Jacobo Muñiz Pudin de Navidad Catedral Narrativa

Cuando por fin terminó la última ilustración le embargó un doble sentimiento. Por un lado, la satisfacción por haber sido capaz de llevar a buen puerto el trabajo, pero también muchísima pena por tener que dejar atrás un libro que le había dado tantas alegrías.

Si bien mientras se documentada no se había planteado siquiera que pudieran existir otras ediciones ilustradas. Una vez terminado el trabajo se encontró con alguna de las imágenes que habían formado parte de la primera edición del libro publicada en 1932. Fue gracias a una web dedicada al escritor Evelyn Waugh, creada por el también escritor Duncan, el que hizo que Jacobo llegara a estas ilustraciones. Ahí pudo comprobar con sorpresa que alguna de las escenas que plasmó en su momento Mark Ogilvie-Grant, amigo de Nancy Mitford, coincidían con las que él había elegido. 

Una historia de navidad atemporal

En "Pudin de Navidad" Nancy Mitford nos cuenta los planes de Lady Bobbin para organizar el día de Navidad. Con una rigurosidad y atención detallada con la que un general conduce a su ejército a la batalla. No deja ni un momento de diversión al azar o a la imaginación de sus invitados, que han recibido unas órdenes en Nochebuena que deben de ser obedecidas al pie de la letra bajo pena de muerte. Pero ni siquiera ella, por muy súpermujer que sea, puede prevenir ni evitar que el día se le vaya de las manos. Los distintos acontecimientos que surgen en forma de enfados, el comer de más y por una serie de sorprendentes sucesos que habrá que descubrir leyendo el libro.

Nancy, una de las Mitford

Con esta historia atemporal (aunque esté ambientada en una época tan específica) Mitford nos demuestra que, por mucho que pensemos que la nuestra es una familia extravagante y distinta, siempre hay alguna que la supera. Y de eso la autora sabe un rato. Hija de un noble británico, junto a sus hermanas protagonizó alguno de los momentos más trágicos, hilarantes y escandalosos de las islas durante el periodo de entreguerras del siglo XX, saltando con frecuencia a las páginas de los periódicos con sus "aventuras".

Jacobo Muñiz Pudin de Navidad Catedral Narrativa

Ellas representaron mejor que nadie las diferentes formas de ver la realidad en un mundo que estaba totalmente polarizado. Mientras que Diana y Unity abrazaron el fascismo, Jessica optó por el comunismo y la lucha por los derechos civiles. Deborah, la más pequeña, se convirtió en duquesa y Pamela en la perfecta ama de casa inglesa. Nancy, la más intelectual, plasmó en su obra esas vidas excéntricas, privilegiadas y polémicas con una gracia ácida que ha convertido su trabajo en un clásico de la literatura.